Palacio de Versalles - Francia











El Palacio de Versalles, o Castillo de Versalles (en francés: Château de Versailles) es un edificio que desempeñó las funciones de una residencia real en siglos pasados. El palacio está ubicado en el municipio de Versalles, cerca de París, en la región Isla de Francia. Su construcción fue ordenada por el rey Luis XIV, y constituye uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa. Con 7,3 millones de visitantes en 2012, es también uno de los sitios turísticos más importantes de Francia


Con sus tres palacios, sus jardines y su parque, Versalles es un dominio inmenso. Si bien Luis XIII hizo edificar allí un pabellón de caza con un jardín, Luis XIV es su verdadero creador, ya que le dio su amplitud y determinó su destino.





Luis XIV dejó París y decidió construir Versalles como una pequeña ciudad alejada de los problemas. Tendría varias etapas constructivas, marcadas por las amantes de Luis XIV.





Primera etapa (1661-1668): Sería un palacete de caza al que se añadieron dos alas laterales que, al cerrarse, conformaron la plaza de armas. Son fachadas de ladrillo y unifica la cubierta usando también la pizarra y las mansardas.
Segunda etapa (1668-1678): Luis XIV pretende trasladar definitivamente la corte a Versalles. Se añaden las dos alas laterales para dar prioridad visual al jardín, realizado por André Le Nôtre. La fachada que da al jardín está construida siguiendo el modelo italiano. Un primer piso de sillares almohadillados. Un piso noble de doble altura con crujías retranqueadas, jugando con entrantes y salientes y alternando columnas y pilastras. Por último, un tercer piso que sería el ático, rematado por una serie de figuras escultóricas (trofeos y jarrones) que casi no dejan ver la caída de la cubierta, la cual no es muy inclinada. Llegaron a vivir en él hasta 20.000 personas.






Tercera y última etapa (1678-1692): En esta ampliación, realizada
por Mansart, se construyó la capilla real en el Ala Norte del Palacio, a doble altura y con acceso directo a cota cero desde el exterior, estando la Tribuna Real situada en el piso principal, desde donde el rey y su familia atendían a la misa.





El jardín de Versalles es clasicista, ordenado, racionalizado. Con el paisajismo se obliga a la circulación. Crea una organización que relaciona todas las esculturas y fuentes y ensalza la monarquía. Las esculturas se señalan unas a otras. Progresiva civilización del jardín: muy ordenado, podado y cuidado en la zona próxima al palacio, y después se va asilvestrando, es decir que se hace más silvestre a medida que nos alejamos del palacio.

Tres siglos después de su creación, el dominio sigue siendo considerable pues cuenta con 800 hectáreas (originalmente eran unas 8 000 hectáreas), 20 km de caminos, 200 000 árboles, 35 km de canalizaciones, 11 hectáreas de techumbre, 2 153 ventanas y 67 escaleras.
 















1678–1684: la Galería de los Espejos, símbolo del poder del monarca absoluto, se levantó sobre la antigua terraza del palacio nuevo. La obra se concluyó en 1684. La decoración fue confiada al equipo de Charles Le Brun. Más tarde el rey quiso construir en Versalles una de sus grandes galerías, muy de moda por entonces. Luis XIV apreciaba las largas galerías del Louvre y de Fontainebleau, por las que se podía pasar y comunicarse con los otros departamentos; se distinguían por sus valiosas decoraciones. El rey había hecho instalar la Galería de Apolo en el Louvre y en el palacio que había hecho edificar en Clagny para Madame de Montespan, la galería Mansart deslumbraría a todos los visitantes.

































  
  Estanque de Latona: ubicado sobre el eje este-oeste bajo el Parterre d’Eau, fue diseñado por André Le Nôtre, con esculturas de Gaspard y Baltasar Marcy, y construido entre 1668 y 1670. La fuente representa un episodio de Metamorfosis de Ovidio: Latona y sus hijos Apolo y Diana son atormentados con bolas de barro por los caminantes licios, que rehúsan permitirles beber de su fuente. El trío apela a la ayuda de Zeus, quien convierte a los licios en ranas.

    Este episodio mitológico fue elegido como alegoría de las revueltas de la Fronda, ocurridas durante la juventud de Luis XIV. La relación entre la historia de Ovidio y este episodio de la historia francesa se enfatiza mediante la referencia a «embarrar» en un contexto político. Las revueltas de la conservan. -la palabra frondeen francés significa también tiro de honda, hondazo- suele reconocerse como el origen del concepto «embarrar la cancha» en un contexto político.








Estanque de Apolo: en el extremo del eje este-oeste se encuentra el estanque de Apolo, construido entre 1668 y 1671, ocupando del lugar de la antigua rotonda y estanque de los cisnes de Luis XIII. Las esculturas muestran al dios sol conduciendo su carro celeste, y el conjunto forma un foco visual que sirve como elemento de transición entre los jardines del Petit Parc y el Grand canal.







Sacrificando el erudito jardín botánico de Luis XV, María Antonieta encarga a su arquitecto Richard Mique y al pintor Hubert Robert que creen un jardín pintoresco. Por aquel entonces, estaba de moda el jardín inglés, una sucesión artificial de cuadros de paisajes "naturales". La Reina soñaba con una naturaleza viva, que no estuviese aprisionada en invernaderos o parterres como en los jardines de estilo francés.





Este Templo del Amor, que la Reina podía contemplar desde su habitación del Pequeño Trianón, fue erigido por Richard Mique en 1778 en un puro estilo neoclásico. íntegramente realizado en mármol, este precioso edificio destaca sobre todo por la calidad de las esculturas de Deschamps que adornan sus capiteles corintios, sus frisos y el interior de su cúpula. Esta excepcional calidad se debe al hecho de que estaba destinado a acoger a la excelsa obra maestra de la escultura francesa, Cupido fabricando su arco con la maza de Hércules por Bouchardon, cuyo original, actualmente en el Louvre, fue sustituido por una réplica de Mouchy, otro gran escultor del siglo XVIII.







1710: se terminó la construcción de la Capilla Real edificada por Robert de Cotte, que señalaría el fin del reinado de Luis XIV. Las proporciones del palacio y su decoración fueron una de las joyas de su reino.


Fotografìas : flickr.com/photos/salsavida/ 
Documentos : Wikipedia


Comentarios